lunes, 30 de abril de 2007

No hay enemigo pequeño


El octavo clasificado en el Oeste, Warriors, se colocó 3-1 en la serie ante los Mavericks, el mejor, para colocarse a un triunfo de hacer historia.


OAKLAND, California, EE.UU. - Baron Davis atormentó una vez más a los Mavericks de Dallas, y ahora los alocados y desenfadados Warriors de Golden State están a una victoria de hacer historia en los playoffs de la NBA.

Davis tuvo cinco de sus 33 puntos y dos asistencia clave en los últimos 3.5 minutos, mientras los Warriors remontaban con energía una marcador adverso para vencer 103-99 a los Mavericks y sacar una ventaja de 3-1 sobre el mejor equipo de la NBA en la serie que disputan en la primera ronda de la postemporada.

Jason Richardson anotó 22 puntos para los Warriors, que podrían convertirse en el tercer equipo en la historia de la liga que elimina al primer preclasificado en la ronda inicial.

Solamente los Nuggets de Denver (1994) y los Knicks de Nueva York (1999) han ganado series de playoffs en su condición de octavos preclasificados. Ambos lo hicieron en el antiguo formato que estipulaba ganar tres de cinco partidos.

Los Warriors son un candidato improbable en principio dado que es un equipo con una foja de 42-40 entre ganados y perdidos que llegó a la postemporada hasta el último día de la campaña regular, aunque Golden State tiene una cierta ventaja sobre Dallas pues ha ganado ocho de los últimos nueve encuentros entre ambos.

El quinto partido de la serie a ganar cuatro de siete tendrá lugar la noche del martes en Dallas, donde los Mavericks tuvieron una foja de 36-5 en la campaña regular, pero perdieron el primer encuentro de la serie actual.

Jerry Stackhouse anotó 24 puntos y mantuvo a Dallas al frente en la mayor parte de la segunda mitad, pero la ofensiva de los Mavericks se acartonó en cuanto el armador increíble de los Warriors se puso al frente del ataque.

Davis _que encestó un triple desde media cancha antes del medio tiempo_ se conectó con Stephen Jackson para otra jugada de tres puntos y luego avanzó entre la defensiva de Dallas para colocar una canasta y dar a Golden State una ventaja de 91-90 con 2:35 minutos por jugarse.

Después que Stackhouse anotó su distante triple y Andris Biedrins encestó también con una asistencia de Davis, los Mavericks se desplomaron con un balón perdido y una falta mientras Davis siguió con una canasta audaz desde seis metros a 57 segundos del final. Matt Barnes logró una jugada lateral de tres puntos, pero Dirk Nowitzki puso triples consecutivos en los últimos 14 segundos para reducir la diferencia.

Davis falló un tiro libre con 3.2 segundos en el reloj y permitió a Dallas un último lanzamiento, pero Devin Harris envió la asistencia justo hacia Mickael Pietrus de Golden State y los espectadores estallaron en una ovación ensordecedora. Pietrus terminó con 16 puntos.

Josh Howard anotó solamente dos de sus 22 puntos después del receso, y Nowitzki tuvo 23 puntos y 15 rebotes en otra actuación mediana, para satisfacción de los seguidores bulliciosos de Golden State.