lunes, 15 de octubre de 2007

Siguen dando sorpresas



Los Rockies se niegan a perder, logrando su 21ª victoria en 22 partidos, venciendo a Arizona, colocándose a una victoria de la Serie Mundial



DENVER -- Josh Fogg amarró los bates de los Diamondbacks de Arizona en su primera apertura de postemporada y Yorvit Torrealba pegó el jonrón de tres carreras que dio a los Rockies de Colorado la victoria por 4-1 la noche del domingo y los puso a un triunfo de su primera Serie Mundial.

En medio de un lluvia fría, los Rockies tomaron una ventaja de 3-0 en la serie por el campeonato de la Liga Nacional con su victoria número 20 en 21 partidos.

Ahora tratarán de barrer a los Diamondbacks la noche del lunes cuando el venezolano Franklin Morales enfrente a Micah Owings en un duelo de lanzadores novatos que nunca se han enfrentado al equipo del contrario.

Los Diamondbacks esperan salir del hoyo de 3-0 y conquistar la serie a ganar cuatro de siete partidos para ser el segundo equipo en la historia de las mayores que consigue la proeza, realizada en el 2004 por los Medias Rojas de Boston cuando vencieron a los Yanquis de Nueva York.

"Así hasta que ellos ganen cuatro y nosotros ya no podamos ganar cuatro en fila. Tenemos que poner primero uno a nuestro favor en la pizarra", dijo el manager Bob Melvin de Arizona. "Eso es lo que hemos intentado todo el año".

El venezolano Torrealba conectó el batazo en la sexta entrada, tres lanzamientos después de observar uno de los tiros característicos del cubano Liván Hernández, conocido como "eephus", que terminó en strike y que es tan lento que ni siquiera es registrado por el radar que se encuentra en la pizarra del estadio.

Luego de un lanzamiento de casi 97 kilómetros por hora (60 millas por hora) que bateó de foul, Torrealba pegó el cuadrangular que recorrió 402 pies hasta las gradas sobre el jardín izquierdo y empezó a correr las bases mientras levantaba victorioso los brazos entre exclamaciones de alegría.

Hernández "me trabajó muy bien en toda la temporada. Trató de lanzarme una bola rápida interna, la bola se mantuvo en dirección del plato y la batee muy bien", indicó el receptor venezolano.

Torrealba, que batea de 21-8 en los playoffs con siete impulsadas, estuvo a punto de conectar un jonrón en la tercera entrada cuando conectó un doble hasta el muro del jardín central. El operador del sistema de los juegos pirotécnicos del estadio creyó que la pelota había superado la barda y accionó algunos fuegos artificiales mientras Torrealba llegaba a la segunda base.

Los merecidos juegos pirotécnicos estallaron más tarde para Torrealba, quien tuvo sólo ocho jonrones en la temporada regular.
Matt Holliday, candidato a ser el Jugador Más Valioso, también pegó de jonrón contra Hernández, cuyo registro bajó a 7-3 de por vida en postemporada. El serpentinero cubano permitió cuatro carreras _todas limpias_ con ocho imparables en cinco entradas y dos tercios.


El tablazo de Holliday llegó en la primera entrada y fue el primero en la serie.

Fogg, quien ganó el segundo partido de la serie divisional sobre los Filis de Filadelfia al relevar a Morales, espació durante siete entradas magníficas siete inatrapables, incluido el vuelacercas del novato Mark Reynolds en el cuarto capítulo. No regaló pasaportes y asestó tres ponches.

El panameño Manny Corpas trabajó la novena entrada y salió con el salvamento, su primero en la serie.

Los Rockies, que esta campaña impusieron marca en las Grandes Ligas en el porcentaje de fildeo, lograron tres dobles matanzas en los tres primeros episodios.

"Cuando se les puede quitar pronto el aguijón ... creo que eso fortalece nuestra confianza", dijo el manager Clint Hurdle de los Rockies.

La temperatura en la mayor parte del partido osciló en los 43 grados Fahrenheit (6 Celsius) y luego bajó rápidamente a 30 grados F (-1 C) con una llovizna ligera y fría, lo cual obligó a los espectadores a colocarse chamarras, guantes, gorros y bufandas como si se dispusieran a esquiar en las montañas en el oeste de Colorado, donde sí estaba nevando.

Incluso el receptor venezolano Miguel Montero de los Diamondbacks se colocó un gorro de esquiar bajo el casco de catcher.

Fue así como encajó la decisión de los Rockies de enviar a la lomita a un lanzador de apellido Fogg (parecido a niebla en inglés) para lidiar con el clima en el primer partido de una serie de campeonato por la Liga Nacional en Denver en la historia del equipo.

Por los Diamondbacks, el venezolano Montero de 3-1. El mexicano Augie Ojeda de 3-0. El cubano Hernández de 2-1.

Por los Rockies, el dominicano Willy Taveras de 5-0. El venezolano Torrealba de 4-2 con una anotada y tres empujadas.