jueves, 25 de octubre de 2007

Una noche para olvidar


BOSTON -- En su debut en una Serie Mundial, Franklin Morales tuvo que cargar con la cruz del primer balk que se canta en 11 años en un juego del clásico.


El venezolano, un zurdo novato que fue relegado al bullpen cuando los Rockies decidieron emplear a Aaron Cook para el cuarto partido de la Serie Mundial, fue vapuleado con siete carreras en dos tercios de inning.
Todas fueron en el quinto inning, en el que los Medias Rojas de Boston acabaron de despegarse para llevarse una victoria 13-1 el miércoles sobre los Rockies de Colorado.
Morales había entrado por el abridor Jeff Francis, depositario de las seis primeras carreras, y parecía salir bien librado al sacar dos outs.

Tenía a Jacoby Ellsbury en la inicial y enfrentaba a Dustin Pedroia, pero le cantaron un balk al tirar a primera para que el corredor se mantuviese cerca.

Pedroia terminó con una base por bolas y Morales no pudo sacar un out más. Kevin Youkilis se encargó de remolcar la primera de las siete carreras de Boston en esa entrada con un doblete al jardín izquierdo, aprovechando una curva que se quedó muy alta.

"No sé lo que pasó", dijo Morales cuando le preguntaron si el balk lo había sacado de concentración. "Me dijeron que hice un movimiento irregular".

"No me dejé afectar por eso. Creo que mis pitcheos no estuvieron mal y puede ser que me faltó un poco más de suerte", afirmó.

El también venezolano Yorvit Torrealba, catcher de los Rockies, indicó que Morales "simplemente estuvo un poquito acelerado".

"Esa curva a Youkilis fue su único lanzamiento malo. Estoy seguro que va a estar bien para más adelante", añadió Torrealba. "Ya pasó y lo superó".

Además de cargar con las siete carreras, Morales toleró seis imparables y regaló un boleto. Su balk fue el primero en una Serie Mundial desde que David Weathers, de los Yanquis de Nueva York, cometió uno en 1996.

Lejos de amilanarse, el venezolano afirmó que está listo para volver al montículo.

"Voy a hacer borrón y cuenta nueva. Tengo mente positiva y estaré listo para hacer mi trabajo cuando me lo pidan".

Tampoco se mostró desilusionado por el hecho que ahora quedó con tareas en el bullpen, después de abrir un par de juegos sin decisión en las dos series anteriores de los playoffs.

"Soy una persona joven. El solo estar en el roster de 25 para una Serie Mundial me hizo feliz", indicó.