lunes, 31 de marzo de 2008

Ante la mirada del otro

Torii Hunter regresó a Minnesota con los Angelinos, para ver como el dominicano Carlos Gómez, quien ahora cubre su puesto, tuvo un debut estupendo en la victoria sobre el equipo californiano

MINNEAPOLIS -- Bajo la mirada de Torii Hunter, quien ha dejado las filas de los Mellizos, Carlos Gómez tuvo un debut estupendo en Minnesota.

El dominicano reemplazó formalmente a Hunter como el jardinero central y lució tanto a la defensiva como con el bate, para dar al cubano Liván Hernández y a los Mellizos de Minnesota un triunfo por 3-2 sobre los Angelinos de Los Angeles, el lunes por la noche.

El partido se disputó mientras caía una nevada afuera del Metrodome, un parque techado.

Gómez fue uno de los cuatro prospectos recibidos por Minnesota de los Mets de Nueva York a cambio del venezolano Johan Santana. Y fue el único de los cuatro que se quedó en la plantilla para el comienzo de la temporada.

El dominicano bateó de 3-2, robó dos almohadillas y anotó dos veces. Llegó a la registradora con la carrera que rompió el empate en el quinto acto, en un sencillo de Michael Cuddyer contra Yered Weaver.

Gómez, de 22 años, estaba tan feliz por la oportunidad de jugar que dijo haber llorado. Relató que hubo una conversación breve entre él y Hunter antes del partido.