viernes, 21 de marzo de 2008

Texas se pintó de verde


Paul Pierce fue la gran figura, con 22 puntos y 13 rebotes

DALLAS -- Ray Allen regresó de una ausencia de tres partidos por lesión y de una larga estadía en la banca en el último período para encestar a 31.7 segundos del final el triple del desempate que permitió a los Celtics de Boston ganar 94-90 a los Mavericks de Dallas la noche del jueves.

Con la victoria, Boston completó una barrida impresionante en Texas. Ningún equipo había tenido una racha de 3-0 en San Antonio, Houston y Dallas desde que los Kings de Sacramento la consiguieron en noviembre del 2001.

La racha de los Celtics resulta formidable porque le propinaron a los Spurs su primera derrota en casa en seis semanas, acabaron con los 22 triunfos seguidos de Houston y luego le asestaron a los Mavericks su sexto revés en casa.

Allen, que se recupera de una torcedura en el tobillo izquierdo, anotó 21 puntos en 31 minutos y colocó el triple decisivo con su único disparo en el cuarto periodo. Pasó los primeros 10:06 minutos en la banca y retornó a la cancha cuando Dallas ganaba 88-87. Paul Pierce tuvo 22 puntos y su máximo número de rebotes en la temporada con 13.

La victoria fue la primera de los Celtics en Dallas desde el 2000 y puso fin a siete derrotas de Boston.

Dirk Nowitzki tuvo 22 puntos y 19 rebotes, mientras Jason Kidd entregó nueve asistencias y 11 rebotes para Dallas