viernes, 21 de marzo de 2008

Campeones en problemas


Parker, Ginóbili y Duncan sufren por el duro presente
SAN ANTONIO -- Los San Antonio Spurs y los Boston Celtics deben querer borrar mucho de lo acontecido durante el partido del lunes.
Como por ejemplo, los tiempos muertos.

El equipo de Kevin Garnett, de manera inexplicable, no pudo pedir un tiempo muerto cuando su equipo iba delante por dos puntos y con todas las opciones de pase negadas. Pero más tarde, los jugadores de San Antonio, Bruce Bowen y Robert Horry cometieron el mismo error, después de que los Spurs robaran el balón tras el intento de lanzamiento de KG, que terminó siendo un triple de Horry que no pudo entrar cuando sonaba la chicharra. Los Celtics pudieron aguantar y consiguieron una victoria 93-91.

De igual manera dejemos el debate acerca del tiempo muerto de lado y concentrémonos en lo más importante. Uno debe pensar que lo campeones reinantes deben tener mucho más en que pensar después del partido del lunes, si tenemos en cuenta que fue su cuarta derrota al hilo y la número seis de los últimos siete juegos. Cayeron a 44-23 en la temporada y empataron con Dallas por el sexto lugar en el Oeste -- una posición en la que no se los vio cuando la temporada está en estas instancias.

Aunque lo anterior es algo difícil de comprender debido a la manera sorprendente en la que han podido terminar y definir exitosamente durante sus últimas campañas, y no sólo me refiero a la temporada sino también a cada partido jugado.

Durante los primeros 13 minutos del partido del lunes, hicieron todo que esperábamos de San Antonio -- jugaron con una defensiva sofocante, lanzaron desde la mitad de la cancha, e hicieron las jugadas de cancha abierta típicas de Tony Parker o de Manu Ginobili.

Lo anterior ubicó a San Antonio arriba por 22, pero desde ese momento perdieron fuerzas  algo que quedó más en evidencia cuando los Celtics marcaron 15-2 para comenzar el tercer tiempo. Lo que acabo de comentar se ha transformado en un patrón en cada juego, los Spurs tienen una alta performance durante el primer tiempo, pero más tarde se debilitan.

San Antonio sumó 38 puntos después del entretiempo, el lunes, y fue la cuarta vez en siete juegos que tuvieron un segundo tiempo en el que pudieron sumar menos de 40 puntos. En cada uno de los partidos anteriores, el horrendo juego defensivo que demostraron durante el segundo tiempo, le costó a San Antonio la delantera, o de lo contrario se quedaron detrás por una amplia diferencia después de que el partido haya estado muy peleado.

"Me pone muy mal que hayamos estado delante por 22 puntos y que más tarde lo hayamos arruinado", dijo Horry. "Sabía que nos enfrentábamos a uno de los mejores equipos de la liga, pero no es excusa. Sé que mantenerse delante por diferencias de esos puntos ante buenos equipos no es algo fácil, pero debes defender el aro. Simplemente debes hacerlo".

Ginobili tuvo una performance brillante y sumó 32 puntos, pero como sus compañeros de equipo, pudo conseguir sumar la mayor cantidad de puntos durante el primer tiempo, sumó 18 puntos, incluyendo cuatro de cinco aciertos en triples. Pero durante el cuarto tiempo encestó uno de cuatro intentos desde el campo, y más tarde sufrió una pérdida de balón clave.