miércoles, 9 de abril de 2008

De terribles a grandiosos

Los que comenzaron lento en abril y terminaron jugando en octubre



Apenas ha pasado una semana de la temporada 2008, y el mundo parece que está de cabeza.
Si ustedes predijeron que Baltimore, Florida, los Medias Blancas de Chicago y los Cardenales de San Luis sin pitcheo serían las mejores historias del inicio, mientras Detroit, Colorado y los renovados Marineros de Seattle tendrían tan mala arrancada, ustedes son mejores clarividentes que el panel de expertos de ESPN.

ue realmente abril es una muestra de lo que viene, el porvenir es gris para los Tigres. Ningún equipo ha llegado a la postemporada luego de comenzar una campaña con marca de 0-7, y tan solo dos equipos con inicios de 0-7 (los Bravos de 1980 y los Astros de 1983) terminaron con récords ganadores.

Pero ese refrán del béisbol que reza -- "Uno no gana el banderín en abril, pero puede perderlo'' -- aplica solamente en los casos más extremos. De acuerdo con el mago de las estadísticas Dave Smith de Retrosheet, 53 equipos en la era moderna han logrado récords negativos en abril y sobrevivieron para llegar a la postemporada. Los Padres de San Diego, esos tipos que nunca se rinden, lograron la gesta tanto en 2005 como en 2006.

Así que los arrancaron lento en las Grandes Ligas pueden encontrar mucha inspiración, si se lo proponen. La versión de esta semana de los "9 Abridores" le echa un vistazo a la historia del béisbol y rinde homenaje a nueve aletargados de abril que encontraron su inspiración a tiempo en octubre, cuando los juegos cuentan más que nunca.

Filis de Filadelfia del 2007El punto bajo: Logrando una arrancada de 1-6 en el 2006, los Filis estaban dispuestos a jugar mejor y evitar otro brote de "Aqui-Vamos-De-Nuevo'' en Filadelfia. Cuando la versión del 2007 arrancó con marca de 3-10, aun el simpático mánager Charlie Manuel se puso cascarrabias.

Luego de una fea derrota 8-1 ante los Mets, el periodista radial de Filadelfia Howard Eskin tocó una fibra sensible de Manuel durante una conferencia de prensa. Manuel, cláramente enojado, invitó a Eskin a su oficina para charlar, y los entrenadores Milt Thompson y Mick Billmeyer tuvieron que intervenir.

Entre las especulaciones de que su trabajo estaba pendiendo de un hilo, Manuel recibió un voto de confianza del gerente general Pat Gillick. Declinó una invitación para repetir el incidente en el programa "Cold Pizza'' de ESPN2.

El final feliz: Los Filis mejoraron gracias al lanzador Cole Hamels y la ofensiva más prolífica de la liga, y emparejaron su marca de 20-20 para mediados de mayo. Lograron récord de 13-4 en la recta final, y aprovechando el colapso histórico de los Mets, ganaron el cetro de la División Este de la Liga Nacional por primera vez en 14 temporadas.

Rockies de Colorado del 2007El punto bajo: Con los Rockies en camino a su tercer peor mes de abril en la historia de la franquicia, la insatisfacción acrecentaba. Los fanáticos estaban dudosos cuando el equipo les dió al gerente Dan O'Dowd y al mánager Clint Hurdle extensiones de contrato por dos años en la primevera, y el pobre arranque del equipo llevó a la incomodidad a los Rockies.

Luego de tres semanas en mayo, Colorado tenia marca de 18-27 y estaba último en el Oeste de la Nacional. El presidente del clib Keli McGregor dijo que confiaba en su equipo gerencial, pero el tono de sus declaraciones sugería que su paciencia estaba siendo puesta a prueba.
"Los fanáticos no quieren saber los detalles de las cosas. Ellos quieren resultados,'' le dijo McGregor al diario Denver Post. "Y de la manera que hemos estado jugando, entiendo su frustración. No hay excusas. Necesitamos jugar mejor.''

El final feliz: Josh Fogg y tres relevistas se combinaron para vencer a Arizona 3-1 y comenzar una racha de siete victorias al hilo. Los Rockies sobrevivieron varios giros agonizantes, ganando 13 de sus últimos 14 partidos en la temporada regular, venciendo a San Diego en un juego de desempate para llegar a la postemporada por primera vez desde 1995.

La corrida mágica terminó ante Boston en la Serie Mundial, pero todavía es refrescante el escuchar esos cánticos de "Tulo'' provenientes de las gradas repletas en el Coors Field en octubre.

Cachorros de Chicago del 2007El punto bajo: ¿Dónde comenzamos? La armonía del equipo sufrió un golpe cuando el lanzador Carlos Zambrano y el receptor Michael Barrett se enfrascaron en una pelea en el camerino del Wrigley Field. Al día siguiente, el mánager Lou Piniella se encolerizó durante una discusión y le echó tierra al árbitro Mark Wegner. Fue el precursor de una suspensión de cuatro partidos.

Los fanáticos lanzaron objetos al terreno en protesta, y hubo una demora de siete minutos en lo que personal del estadio limpiaban el terreno. Cuando los Cachorros perdieron por sexta ocasión seguida, cayendo a 22-31, algunos jugadores admitieron que se estaban presionando demasiado.
"Hemos cometido errores porque todo el mundo está tratando demasiado duro,'' dijo el jardinero Alfonso Soriano. "Tan pronto ganemos el primer partido, todo estará bien.''

El final feliz: Pongan uno en perspectiva. El jonrón con bases llenas de Mark DeRosa impulsó a los Cachorros a la victoria 10-1 sobre Atlanta el 3 de junio. Los Cachorros lograron de ahí en adelante marca de 35-18 y se sobrepusieron a un déficit de 7½ juegos para empatar en el liderato de la división con Milwaukee.

A medida que los Cachorros se acercaban al título de la División Central de la Liga Nacional a finales de septiembre, algunos jugadores señalaron que el arranque de ira de Piniella fue el punto donde todo comenzó. El episodio le quitó importancia al incidente entre Zambrano y Barrett, y colocó el enfoque sobre el mánager. "Si piensan que él no hizo eso a propósito, están locos,'' dijo el relevista Scott Eyre.

Astros de Houston del 2005El punto bajo: Poco después que los Astros tocaran fondo con marca de 16-31, el diario Houston Chronicle lanzó una a la yugular. Bajó el titular, "Circunstancias Graves,'' el rotativo publicó un gráfico de media página de una tumba. Significaba la temporada de los Astros, y la inscripción leía, "RIP.''
El titular de la historia: "La dura y fría verdad: Están fuera.'' Y eso que les quedaban todavía 111 juegos en la temporada regular.

Hey, ¿por qué preocuparse con falso optimismo? Los Astros estaban últimos en las mayores en carreras anotadas, y Craig Biggio era el líder del equipo en bateo con .284. El bullpen era un desaste, jugaban patéticamente en la carretera y Jeff Bagwell parecía acabado debido a una lesión de hombro. Incluso Lance Berkman se antojava como una de las posibilidades para un movimiento de juventud o de cambio por Todd Helton, Mike Sweeney o Brian Giles si el equipo quería tener alguna posibilidad de llegar a la postemporada.

El final feliz: Los Astros lograron marca de 70-41 con Willy Taveras, Mike Lamb, Jason Lane, Chris Burke et al teniendo roles significativos. Se convirtieron en el primer equipo desde los Bravos de Boston de 1914 en llegar a la postemporada luego de estar hasta 15 juegos por debajo de los .500.

Los Astros perdieron la Serie Mundial ante los Medias Blancas, pero fue un gran logro el llegar a ella, tomando en cuenta donde estaban en mayo. Aun el mismo mánager Phil Garner acepta que el obituario del Chronicle no estuvo a destiempo.
"La verdad del caso es que, realmente parecía que estábamos muertos,'' dijo Garner. "No parecía que iríamos a ninguna parte. Y uno no puede criticar a nadie por escribir lo que parecía que era verdad.''

Florida Marlins del 2003El punto bajo: El camerino de Florida estaba bastante callado luego que los Marlins tuvieran su peor récord de la temporada con 19-29 al 22 de mayo. Batearon .109 con corredores en posición de anotar durante barridas consecutivas ante Los Angeles y Montreal, y el pitcheo estaba cojo debido a lesiones de los abridores A.J. Burnett, Josh Beckett y Mark Redman.

El relevista Braden Looper describió la apremiante situación del equipo como una "obviamente bastante miserable.''

La gerencia no tenía muchas opciones. El dueño Jeffrey Loria ya había despedido al mánager Jeff Torborg y lo reemplazó con el septuagenario Jack McKeon, y los Marlins estaban tan desesperados por un arreglo en su pitcheo, que apresuraron la subida a las mayores del prospecto zurdo Dontrelle Willis desde el equipo Doble A Carolina Mudcats.

El fnal feliz: La energía de Willis lo hizo una sensación nacional. El gerente general Larry Beinfest mejoró el bullpen al conseguir a Ugueth Urbina desde Texas, y Jeff Conine, el Sr. Marlin, regresó a casa para proveer algunos hits grandes al final de la temporada. Los Marlins entraron a los playoffs como comodines, y vencieron a los Gigantes, Cachorros y Yankees para lograr su segundo campeonato de Serie Mundial en siete temporadas.

Angelinos de Anaheim del 2002El punto bajo: Cuando los Angelinos comenzaron con problemas con récord de 6-14, el peor inicio de la franquicia en 20 años, era sólo natural que el mánager Mike Scioscia comenzara a recibir preguntas acerca de su seguridad en el empleo.

Tres mánagers -- Phil Garner en Detroit, Davey Lopes en Milwaukee y Buddy Bell en Colorado-- ya habían sido despedidos en abril, y las expectativas en Anaheim eran altas, ahora que Disney había aumentado la nómina hasta la cifra récord de $60 millones.