miércoles, 9 de abril de 2008

Expertos sin la pelota



Mehmet Okur, de gran partido, detiene el paso de Chris Paul
El triunfo por 77-66 sobre los Hornets el martes fue muy significativo para el Jazz porque superó a un equipo de alto perfil como visitante. Entre los primeros seis equipos del Oeste, Utah era el único por debajo de .500 fuera de casa, así que haber ganado en New Orleans, y de la forma en que lo hicieron, fue impresionante.

New Orleans generalmente llega a los 66 puntos antes del descanso, pero se encontraron con un equipo de Utah que realizó un gran esfuerzo defensivo.

Podías darte cuenta desde el principio que el Jazz estaba enfocado en evitar que Chris Paul anotara desde la pintura. Lo encerraron. Tuvo un par de buenas oportunidades, pero sus tiros entraban.

Para mí, el entusiasmo en torno a Paul vs. Deron Williams se ha disipado. Hay tantos buenos armadores en la Conferencia Oeste que podrías debatir sobre "quién es el mejor" cada noche. Ambos son armadores de calibre Todo Estrella. Paul fue candidato a JMV primero, pero Williams también es uno de los mejores cinco armadores.

Utah está clavado en el sembrado No. 4 desde hace tiempo. Tras haber llegado a las finales de conferencia el año pasado, este equipo sabe lo que hace falta para alcanzar ese nivel. Es un grupo experimentado.

Investigué un poco. Desde la fusión ABA-NBA, sólo dos equipos han pasado de no clasificar un año a llegar a las Finales de la NBA el siguiente, así que los Hornets tendrán que hacer un gran esfuerzo para completar el salto.

El martes por la noche los dos equipos jugaron como si estuvieran en playoffs. Lo percibías en la intensidad.

Aunque tuvo dificultades para anotar y terminó con apenas cuatro puntos, Paul sigue siendo mi JMV. Fui por Kobe Bryant la mayor parte del año, pero mira las marcas de Paul --más de 20 puntos, más de 11 asistencias-- y encabeza la liga en robos.

Si New Orleans gana el Oeste --y podría decirse que este año la conferencia está más competitiva que nunca-- tiene que ganarlo. Piénsalo, hay tantos buenos equipos como San Antonio y Phoenix presionándolos cada noche. Si resisten, eso habla muy bien de Paul.
Hay muchos auténticos candidatos, pero la diferencia es que él tiene el balón en sus manos durante todo el partido. Es responsable de todo lo que hace su equipo. Es sorprendente ver a un conjunto como New Orleans en la cabeza del Oeste.

Las posiciones finales podrían cambiar el voto, pero por el momento tengo a Paul como el No.1, seguido de Kevin Garnett y luego Kobe. Garnett fue el punto de partida del mayor repunte en la historia de la NBA. Cuando todo quede dicho y hecho, los Celtics habrán ganado 40 partidos más que el año pasado.

Tienen siete hombres nuevos en la rotación, pero todo el equipo es un vivo reflejo de Garnett. Tomó un equipo que estaba entre los últimos 10 de la liga en defensa y mira lo que están haciendo ahora. Hombres como Paul Pierce, Ray Allen y Eddie House están defendiendo, algo que no hacían antes. Garnett exige intensidad y responsabiliza a todos. Ha avasallado el equipo con su personalidad y empujó a todos al siguiente nivel.