jueves, 3 de abril de 2008

La fuente de inspiración


El regreso de Dirk Nowitzki revitalizó a los Mavericks en el triunfo ante los Warriors
Después de perderse cuatro juegos por lesión, el JMV reinante hizo una aparición para el recuerdo.
DALLAS -- No podríamos estar llamándolo Miércoles de Resurrección en la NBA de no haber visto múltiples resurrecciones. Tuvimos la de Gilbert Arenas, Pau Gasol y Elton Brand, quienes tuvieron regresos de impacto.

De todas maneras, podemos decir cual fue el regreso más importante del miércoles.
Quizás esta derrota de 111-86 de los Golden State Warriors no sea recordada como el mejor partido de Nowitzki. Será muy difícil para él superar el dramático regreso que tuvo como novato de playoffs en el 2001, cuando siguió jugando a pesar de haberse partido un diente en un enfrentamiento de segunda ronda de los Mavericks contra San Antonio, eventualmente logrando que su equipo gane el único partido de la serie en tiempo suplementario.
Pero este partido fue similar.

Se trató de un Nowitzki que estaba regresando de una terrible lesión de tobillo para posiblemente salvar la temporada de los Mavericks tras haberse perdido tan sólo cuatro juegos en nueve días. Por más débiles que se hayan mostrado los Warriors, jugando por cuarta vez en cinco noches, no podemos negar que los 18 puntos y la gran presencia de Nowitzki en el American Airlines Center cambiaron un partido que deja a Golden State en desventaja en lo que sigue siendo la carrera de conferencia más competitiva en la historia de la liga.

"Dirk es una inspiración para el equipo", dijo el entrenador de los Warriors, Don Nelson, acerca del regreso de Nowitzki, reconociendo ese tipo de impacto tras haber entrenado al JMV reinante en el episodio en que se partió un diente previamente mencionado.

"Dieron un paso importante. Y si mantienen ese nivel, podrán derrotar a cualquier oponente del Oeste".

Nelson, conocido por sus hipérboles, fue el único dispuesto a llegar tan lejos con su declaración, ya que tan sólo se trató de la primera victoria de Dallas contra un equipo con un record de victorias desde el gran intercambio realizado a mediados de febrero para traer de regreso a Jason Kidd. Nada menos que la primera en once intentos.

Sin embargo ninguno de los dos equipos podía quitarle importancia al peso del resultado, con los Warriors (54-30) efectivamente cayendo dos partidos detrás de Denver (46-29 y en octavo puesto) y tres partidos detrás de Dallas (47-28 y en séptimo puesto) con la derrota, porque perderán con un empate contra cualquiera de los equipos.

"Los playoffs comenzaron a principios de año", dijo Nowitzki tras haber jugado 27 minutos, sobrepasando el límite de 24 minutos establecido por el staff médico de los Mavs. "Sabía que si esperaba hasta recuperarme al 100 por ciento nuestra temporada se iba a terminar".
"Si perdemos esta noche, la situación va a ser muy complicada".

Entonces Nowitzki jugó al 80 por ciento de su capacidad tras que Avery Johnson y él pasaran la mayor parte del día emanando pesimismo en un intento de convencer a los medios (y a Golden State) que el regreso aún no era oficial. "Nellie me enseñó eso", bromeó Johnson.

El problema de mantenerse fuera de juego en nombre de la seguridad del jugador era que los próximos dos partidos de Dallas se trataban de juegos fuera de casa contra los Lakers y los Suns, equipos que no se muestran amistosos, aún cuando Nowitzki está la alineación. Así, Nowitzki y su entrenador sabían que no podían esperar más tiempo, dado que ningún partido restante en el cronograma podría impactar las estadísticas como la visita de los Warriors. El plan hizo que Johnson restringiera a Nowitzki a ráfagas de cuatro a seis minutos.

Nowitzki fue reducido al puesto de lanzador estratégico, pero le faltó la elevación que necesita para atacar al aro o saltar para obtener jumpers o bien perseguir rebotes. Ejemplo: En el minuto final del primer cuarto, Nowitzki obtuvo la pelota debajo de la línea de tiros libres y se la pasó de inmediato a Devean George sin siquiera pensarlo.

Nowitzki también estaba agradecido de que los Warriors no tuvieran armas ofensivas más que la presencia de Monta Ellis y a Baron Davis en la otra punta de la cancha.
"No me supe mover bien", dijo Nowitzki.

De todas maneras Nowitzki fue capaz de energizar a un grupo que venía perdiendo confianza. Los Mavs perdieron al escolta de lanzamiento Jerry Stackhouse (ingle) por una semana más en adición a la ausencia de Nowitzki, pero Jason Terry fue capaz de cortar con la malaria al marcar 31 puntos en lugar de Stackhouse. Josh Howard (28 puntos) fue otro jugador firme y Kidd nos hizo olvidar sus meros cinco puntos en 1 de 6 lanzamientos al controlar el partido en otras áreas, marcando 17 asistencias y 11 rebotes en su afán por llegar a su triple doble número 100.

Los Mavs terminaron marcando una ventaja de dobles dígitos con Nowitzki y Kidd en el banco, encendidos por un resurgente Eddie Jones, quien emergió de una temporada de lesiones para marcar 12 puntos, cinco rebotes y un final de alley-oop que enloqueció al banco de los Mavericks en 20 minutos. Los Mavs también establecieron una impactante marca de 35 asistencias y 44 puntos de quiebre contra los 10 y 16 de Golden State en las mismas categorías, tras haberse mostrado preocupados por la falta de movimiento en su ofensiva desde el intercambio.

El estado lamentable de los Warriors de esta noche no es suficiente como para avalar la declaración de Terry acerca de que el resultado del partido "encendería al equipo de los Mavs", ya que el equipo viene en picada hace más de un mes. Es demasiado temprano para decir eso.
Lo que podemos decir es que la reputación de Nowitzki como jugador que suele recuperarse rápido de las lesiones debe ser remarcada, especialmente habiendo sido contra Stephen Jackson y el resto de los guerreros de Oakland. No olviden que Daniel Gibson, de Cleveland, se perdió más de 30 días a causa de una lesión similar de tobillo a comienzos de la temporada.

"Espero que mi presencia en la cancha no haya empeorado las cosas", dijo Nowitzki.
Nah. Creemos que el karma estaba de su lado el Miércoles de Resurrección.