sábado, 12 de abril de 2008

Fuera de acción

Demasiados jugadores esenciales están sin jugar al inicio de temporada



Hasta donde nosotros sabemos, ninguna súper estrella de ningún equipo se ha lesionado en los últimos 30 segundos. Pero no teman. Eso probablemente ya haya cambiado para cuando ustedes hayan apoyado la cabeza en la almohada esta noche.

Al demonio con la racha de hombre de acero de Grady Sizemore. Las 30 personas en el béisbol que nosotros sabemos que no pueden tomarse un solo día libre esta temporada son los entrenadores.

Más de 100 jugadores ya están en la lista de lesionados. Por eso hemos decidido contemplar esta pregunta: ¿Qué lesiones tempranas han tenido el mayor impacto en esta temporada hasta ahora?

(Antes de que nos metamos en esta lista, tengan en cuenta que aquellos que se encuentran afectados por aflicciones de largo plazo, como la rehabilitación de Tommy John o la Rocco Baldelli-itis, amén de otros males, serán considerados no elegibles. Solamente los casos que han ocurrido, o empeorado dramáticamente, desde el entrenamiento primaveral, califican para nuestros propósitos).

Entonces, aquí vamos: Cinco lesiones tempranas que han dejado huella:

1. J.J. Putz, Marineros (costocondritis) No, costocondritis no es una colorida palabra en latín para describir la sensación que invade a un equipo valorado en $117 millones, después de ser barrido por los Orioles. Es la palabra que describe lo que le pasó al intocable cerrador de los Marineros, quien, esencialmente, tiene una infección en los cartílagos de sus costillas y estará fuera por tiempo indeterminado. Pero digamos que esas noticias en Baltimore y las noticias sobre las costillas de Putz ya han sido ampliamente comentadas.

¿Qué tan bueno es J.J. Putz? Caramba, Matt Morris permitió más imparables en el entrenamiento primaveral de este año (45 en 24 entradas) que los que Putz permitió durante toda la temporada pasada (37 en 71 2/3 entradas lanzadas). De hecho, Putz permitió el promedio de bateo combinado más bajo (.153) entre cualquiera de los hombres con 40 juegos salvados en la historia de la Liga Americana durante el año pasado. Por lo tanto, es tan irreemplazable como cualquier lanzador en el béisbol, especialmente en un bullpen en el que más nadie ha tenido una sola salvada en las Grandes Ligas hasta el martes pasado.

2. Curtis Granderson, Tigres (dedo fracturado)A largo plazo, parece ser que la lista de lesionados del bullpen de los Tigres (Joel Zumaya, Fernando Rodney) será lo que les ensombrezca la temporada. Pero estamos hablando del tiempo presente. Y la razón por la que se pueden conectar los puntos entre la ausencia de Granderson y el desastroso comienzo de los Tigres es, inexplicablemente, que el equipo no puede anotar. Los Tigres anotaron 14 carreras en su último partido de exhibición en Florida. Luego comenzó la temporada, y anotaron 15 carreras en sus primeras siete derrotas combinadas. Nadie sabe cómo lucirían esos números si Granderson estuviese jugando. Pero si piensan que haría una mayor diferencia, consideren esto:

Granderson 2007: 84 extra-bases, 35 robos, .913 OPS, 122 carreras anotadas. Primeros bates de los Tigres en el 2008: 0 extra-bases, 1 robo, .688 OPS, 1 carrera anotada.

"Él les pone la mesa lista", dijo un cazatalentos. "Empezaron la temporada con seis partidos como locales. Y en ese estadio, su velocidad en la parte alta de la lista es un elemento que realmente extrañan. Con lo que trae ofensivamente y defensivamente en el jardín central, es una pérdida enorme".

3. John Lackey/Kelvim Escobar, Angelinos (codo/hombro)Pregúntense esto: ¿Cuántas veces han visto a un equipo perder a un ganador de 19 partidos y un ganador de 18 partidos al mismo tiempo?

Respuesta correcta: ¿Qué les parece& nunca?
Nosotros lo sabemos porque le preguntamos al Elias Sports Bureau para que nos ayude a encontrar cuándo fue que un equipo jugó los primeros 30 partidos de una temporada (o más) sin la presencia de dos lanzadores que hubiesen ganado por lo menos 18 partidos cada uno el año anterior. (Para asegurarnos de que esta fuera una situación paralela, eliminamos los casos en los que los lanzadores cambiaron de equipo a la temporada siguiente).


Y la respuesta fue: Esto no le ha pasado a ningún equipo desde el año 1900. Ni a uno solo.

Entonces, por muy capaz que sea Joe Saunders de cubrir uno de esos puestos, y por muy valioso que sea Dustin Moseley como lanzador para este equipo, he aquí lo difícil que es reemplazar a lanzadores número uno y número dos de este nivel: El año pasado, los Angelinos jugaron para un promedio de .714 (45-18) cuando jugaban Lackey y Escobar, y con promedio menor a .500 (49-50, .495) cuando el lanzador inicial no era ninguno de esos dos.

"Creo que Joe Saunders está listo para entrar y tomar ese lugar", dijo un cazatalentos. "Y me gusta Dustin Moseley. Pero me gustaría aún más si logra hacer 10 ó 12 salidas y lanza en roles múltiples. Si lo ponen en la rotación a tiempo completo, se puede llegar a sobreexponer. Por eso pienso que ellos pueden sobrevivir a esto si recuperan a Lackey en un período razonable de tiempo. Pero éstas son las lesiones que pueden hacer la diferencia entre terminar primeros o terminar segundos".

4. Scott Kazmir/Matt Garza, Rays (codo/nervio irritado) Kazmir podría haber ocupado este puesto por sí mismo. Pero agregamos a Garza, quien dejó el partido del martes quejándose de un adormecimiento en sus dedos, y es hora de cancelar todas las historias que comparaban a la joven rotación de los Rays con los Bravos de 1991.

No es que Kazmir sea comparable a Johan Santana aún, pero fue el líder de la liga en ponches el año pasado. Y el récord de por vida de Garza en las Grandes Ligas es de 8-13, por lo cual es dable decir que, por bueno que sea como lanzador, todavía le queda mucho espacio en sus estantes para sus futuros trofeos Cy Young.

Pero revisemos todo: ¿Por qué hay tanta gente que predice que este equipo terminará finalmente de dar ese gran salto para subir la cuesta del Monte .500 este año? Porque finalmente tuvo a un grupo de jóvenes lanzadores de primer nivel para compensar su grupo de bateadores de alto nivel. Bueno, eliminen esa euforia, por lo menos hasta que sepamos claramente cuándo estos muchachos van a regresar.


5. Pedro Martínez/El Duque Hernández, Mets (muslo/pie)En un par de meses, este equipo podría estar nuevamente en la cima de las listas. Pero es muy temprano todavía. Pedro se ya perdido solamente un partido. Y los Mets han sabido durante semanas que no necesitarían un quinto lanzador titular hasta el 12 de abril. Por lo cual la ausencia de El Duque tampoco ha sido un factor importante (por el momento).


Sin embargo, no tener a ninguno de ellos dos (y especialmente a Pedro) ha cambiado muchísimo la ecuación de los Mets. En un momento, había mucho optimismo en este club por poder tener a Santana y Martínez como lanzadores en sucesión. Al minuto siguiente, Pedro estaba cojo en el montículo de Miami, y la realidad se asentó.

Esto hará que ya sean nueve veces en 10 años que este hombre no llegará a completar las 33 salidas en una sola temporada. Y si pudo lesionarse un muslo al hacer un lanzamiento, ¿en qué estado se puede esperar que esté luego de que sanen sus heridas?. Mientras tanto, este es el noveno viaje de El Duque a la lista de lesionados desde el 2000. Por eso es que su valor es mayor en teoría que en la práctica.

"Agrega la pérdida de esos dos tipos a las inconsistencias de [Mike] Pelfrey, y yo te diré qué es lo que sucede", dijo un cazatalentos. "Esto realmente le pone mucha presión a Santana. Éste es un equipo al que le falta profundidad en los lanzadores titulares. Por eso, sacarles todo el provecho posible a esos tipos es algo crítico para los Mets. Y no sé cuánto obtendrán".