miércoles, 9 de abril de 2008

Es la ausencia que más duele

LeBron James sigue con dolores en la espalda y no pudo entrenar con los Cavs, que buscan el cuarto sembrado para los playoffs. Es posible que no juegue el miércoles

INDEPENDENCE -- LeBron James no practicó por segundo día consecutivo con la intención de no forzar su espalda y hacerla descansar, antes del sprint final de la temporada regular, que desembocará en los playoffs.

James, quien lidió con espasmos por algunas semanas, recibió tratamiento mientras sus compañeros se preparaban para jugar frente a los Nets el miércoles por la noche.

El entrenador Mike Brown dijo que probablemente la estrella de Cleveland no esté presente en el juego

Se que quiere jugar", dijo Brown. "Pero debemos ser cautelosos con él en este momento".

James no estuvo disponible para dar entrevistas. "Lo queremos saludable en los playoffs", agregó Brown". "Por supuesto, queremos el cuarto sembrado, pero si tenemos que obtenerlo con LeBron en malas condiciones y sufrir por ello en playoffs, no nos conviene. Tenemos que asegurarnos que esté saludable y en condiciones para ayudarnos".

Con cinco partidos por jugarse en la temporada regular, los Cavaliers se encuentran a la caza de la cuarta posición de la Conferencia Este, para obtener ventaja de campo en la primera ronda de playoffs.

Por el momento, mantienen una ventaja de dos juegos frente a los Wizards en esa posición. El centro Zydrunas Ilgauskas también se perdió bastante tiempo fuera del equipo por problemas en la espalda. Fue consultado acerca de la posibilidad de James de estar afuera por algunos partidos antes de los playoffs y fue claro: "Sabemos lo importante que es LeBron para nosotros. Pero si no está saludable, no tendremos ninguna chance en los playoffs. Obviamente queremos el cuarto sembrado y la ventaja de campo, y lo queremos a LeBron allí por razones de química grupal. Es un estupendo jugador y nos organiza mucho, incluso a los jugadores que llegaron y que no pasaron mucho tiempo jugando a su lado. Siempre tiene que saber donde estamos parados cuando recibe dobles o triples marcas".

Los problemas en la espalda de James se hicieron visibles en el cuarto período de las dos derrotas consecutivas de los Cavaliers, ante los Bulls y el Magic. En esos partidos, James no pudo penetrar hacia el aro en el último cuarto y nadie de los Cavs pudo salir en su ayuda.
Illgauskas dijo que era obvio que James estaba dolorido.

"Siempre tiene una sonrisa en su rostro y siempre es bastante ruidoso. Pero me dí cuenta que estaba muy callado y quieto, por lo que algo le estaba molestando", dijo. "No dijo nada, pero después de tantos años jugando con él, era obvio que algo le pasaba